Ivette Otárola

Iveta Funk

Desde niña la música fue parte de su vida y la radio siempre fue un gusto oculto que, cuando fue el momento indicado, decidió tomar valor y darle rienda suelta a ese talento que sorprendentemente la ha llevó a ser la conductora de Nación Funk.

Con un gran entusiasmo Ivette nos cuenta de cómo llega a transformarse en locutora y desde donde nació su amor por la música Funk, estudiando paralelamente Diseño Gráfico, otra de sus pasiones que actualmente la llevan a sentirse feliz y plena.

Dentro de lo que más destaca en lo que ha vivido dentro de la radio es el crecimiento profesional y de conocimientos entorno al Funk, la música que la transforma y que la llevó a entrevistar artistas que con orgullo destaca dentro de su experiencia como es el caso de Papanegro.

Ivette, sabemos que te gusta mucho la música. ¿Qué fue lo que más te llamó la atención de ella?

El interés por la música nació durante mi niñez, en una etapa en que todo es sorprendente y te llama la atención; una etapa en que te crees esa cantante que estás viendo en la televisión y donde tus peluches son tu más fiel público. Yo, en particular, siempre vi a mi mamá cantar, a mis tíos tocar guitarra y a mi papá disfrutar de la buena música. El fin de semana eran días llenos de música en la casa. La radio estaba prendida todo el día, ya fuese la maravillosa radio con cassette y vinilos que teníamos en  el comedor o la música que venía desde la radio del Fiat 147 de mi papá, que estaba a todo volumen.

Lo que más me llamó la atención de la música, antes de la literatura o incluso el dibujo, fue que acercaba a mi familia en distintas ocasiones, los domingos, en vacaciones, en fiestas familiares, en todas estas ocasiones y más se creaba un ambiente rodeado de risas, cantos, guitarreos y ahora pensándolo, siento que fue por esto que crecí con la música a mi lado.

¿Es un gusto adquirido o enseñado?

Totalmente adquirido. Creo que mis viejos lograron una influencia que nunca pensaron que la estaban haciendo, porque mis hermanas no salieron tan musicólogas como yo, no a mis niveles la verdad… Tampoco gozan tanto como yo, entonces siento que fue un gusto adquirido gracias a mis papás y es una de las cosas que les agradezco eternamente.

¿Por qué tu música favorita es el funk? ¿Qué provoca en ti a diferencia de otros sonidos?

Por qué el funk… Ufffs, qué difícil. Creo que mis primeros acercamientos en el funk fue por Chancho en Piedra, por allá en el año 94. Sé perfectamente que los Chancho no son funk, pero si tienen influencias bastante importante en varias de sus canciones. Luego fui mutando en los 90’s, ya que se dio una corriente bastante fuerte de música chilena influenciada por la música negra. En general aparecieron Los Tetas, Tiro de Gracia, además, desde afuera, había una camada de nuevos artistas. Entre ellos, Jamiroquai, con su video de Virtual Insanity que uno encontraba maravilloso por cómo se movía… Onda “¿Qué clase de brujería es ésta?”  Así es que ahí estaba yo, en mi preadolescencia, abriendo mi mundo musical interior… Si me gustaba algo me ponía a investigar con lo que uno podía. Aún el internet no era taan masivo, así que uno iba al kiosco, compraba revistas y leías las entrevistas  en donde aparecían influencias musicales, alguien decía James Brown y uno investigaba sobre James Brown. Alguien decía Stevie Wonder y uno averiguaba todo de Stevie Wonder y fue así que comencé a llegar al funk. Primero fue Stevie, luego fue Parliament y James Brown, luego Kool & The Gang, Jackson 5 y todo lo que tuviera influencias funk. Estaba en mi adolescencia, pero de alguna forma ocultaba mi gusto por el funk porque estaba escuchando artistas de los años 70, que claramente nadie de mis amigos estaba escuchando, menos en la época en que estaba full el pop de Backstreet Boys o Britney Spears (pese a que también me gustaban muchÍsimo) o la época en que apareció Green Day y la onda Limp Bizkit.

No sé por qué el funk llegó a mi vida y me gustó tanto, pero es una música que me sube el ánimo a full. Sé que va a sonar un poco cliché, pero para mi es el estilo que mueve mi vida, es un estilo rítmico, bailable que da más peso al bajo eléctrico que tiene una sección de vientos que es imposible no bacilar, el sonido de los saxofones, trompetas, trombón… Aahhh… Es súper difícil explicar las sensaciones que me causa la música funk, pero finalmente fue el estilo del que me apropié.

¿Cómo se produce el acercamiento a la locución?

Cuando era niña ─hablo de 9 o 10 años, por ahí─ me quedaba sola, con mi prima, en la casa. Nos cuidábamos mutuamente porque nuestras respectivas madres trabajaban, y bueno, decir que nos cuidábamos es mucho decir porque siempre fuimos muy desordenadas, así es que es un milagro que sigamos con vida, jajajaja. Inventábamos mil juegos. Uno de ellos era jugar a que éramos locutoras radiales. Mi mamá tenía una de esas radio con doble cassettera en donde en una podías reproducir un cassette y en el otro grabar, así fue que grabamos un programa de 10 canciones que era un ranking musical, muy estilo Más Música, pero mal hecho porque colocábamos la canción número uno primero, jajajaja… Nuestro ranking eran canciones que se estaban escuchando en la radio en ese tiempo, ¡era muy entretenido! Grabábamos casi todos los días, hablábamos de lo que nos había pasado en el colegio, de lo que nos gustaba comer al almuerzo o si había un programa de moda estilo Power Ranger.

Luego de eso, el segundo acercamiento fue en la radio del colegio, en donde se hacía un programa de 15 minutos, para el recreo. Cada curso hacía un programa. Lo grabábamos y era el típico programa en donde enviábamos saludos a niños de otros cursos. Me encantaba porque además llegaban cartas contando problemas de amor o que enviáramos saludos a profesores para que pusieran puntos bases en las pruebas.

Esos fueron mis acercamientos hacia la locución bastante poco profesional, jajaja.

¿Cómo concretas ser la locutora del programa Nación Funk?

Bueno, después de mis súper acercamientos hacia la locución siempre quise tener un programa de radio,  era mi sueño pero nunca pensé que lo lograría. Así es que en el 2014, llegó mi amigo Pablo Esquer (director de la radio en la que trabajo) que había conocido en la época más funkera musical chilena ─que fue entre el 2002-2008─ y  me invitó al proyecto de hacer una radio en línea. Fue ahí que comenzamos con RadioNauta (que en ese tiempo tenía otro nombre) y comenzamos con el proyecto Nación Funk. En primera instancia, Pablo me llama para hacer un piloto, ─porque claro era su amiga, pero tampoco me iba a dar un programa de buenas a primeras─ así es que hicimos el primer programa y estaba súper hípermeganerviosa porque quería que resultara y tampoco quería defraudar a Pablo, quien había confiado en mí, para este proyecto. Además nunca supe a ciencia cierta por qué me llamó… *Le preguntaré en algún momento para salir de esa duda (jajajaja)*. Finalmente, ese piloto le gustó así que comenzamos a grabar semanalmente Nación Funk y ahora ya llevamos dos años en esta aventura.

¿Qué tal ha sido la experiencia?

Ha sido una experiencia maravillosa. La radio es mi vía de escape de los problemas y de la pega en general. He aprendido muchísimo ahora y ya estoy mucho más relajada haciendo el programa. Me río de mis pronunciaciones, de mis errores, igual en dos años de radio se aprende harto. Lo mejor es que he conocido a varios artistas, ya sea en persona como sus canciones. Me di cuenta que el movimiento del funk ─sobre todo en otros países de Latinoamérica─ es bastante bueno- Hay unas bandas muy buenas, sobre todo en México y Argentina.

Lo otro genial que me pasó y sé que va a sonar súper groupie, pero tuve a Papanegro en el estudio y fue lo mejor que pudo haber pasado (risas) Porque pasé por una etapa súper fan de distintos grupos chilenos del estilo, entonces tenerlos ahí, conversando fue una de las cosas más geniales. Ahora esperaré a que tenga a George Clinton (Parliament) o a Jay Kay (Jamiroquai) jajajaja.

¿Qué encontrará la gente en el programa?

Nación Funk ha pasado igual por cambios de formato. Actualmente, estamos trabajando en setlist de funk y música negra, para ocasiones especiales de tu vida. Así es que podrán encontrar 12 canciones para pasar las frías noches de invierno, para salir el fin de semana, para ir de viaje a algún lugar en especial, entre otras temáticas. Van a encontrar mucha buena onda, porque para mí, es lo esencial que transmite el funk y es lo que quiero transmitir por la vida. Mi programa es relajado, hecho con muchísimo amor para escuchar después de que llegues de la pega, full cansado o un fin de semana mientras haces aseo, así es que lanzo el datito para que me puedan escuchar. Todos los martes, a las 22 horas, en radionauta.online

Te dedicas también al Diseño Gráfico. ¿Logras compatibilizar ambos gustos? 

Sí. Estoy en mi último año de Diseño Gráfico y compatibilizo por completo ambos gustos. Un buen diseño siempre va a ser creado, al menos para mí, en compañía de la música que más te gusta, igual la música en mi caso, influye mucho en mis diseños, como que de alguna forma asocio colores, formas y estilos, dependiendo de lo que estoy escuchando.

Igual trabajo en diseños para la radio, así que puedo decir que he compatibilizado de buena forma mis dos pasiones.

¿Cuáles son tus proyectos en materia profesional para este año y próximo?

Uhh, la vida me ha enseñado a que uno por más que se proyecte puede pasar cualquier cosa y te cambia todo, pero dentro de mis proyectos fijos es titularme finalmente el próximo año y seguir trabajando a full en la radio para que Nación Funk sea el gran programa de música negra que quiero que sea y que de a poco con mi esfuerzo y  gracias al apoyo de RadioNauta se está logrando. Pueden escuchar todos los podcast de los programas en la siguiente dirección: http://cl.ivoox.com/es/podcast-nacion-funk_sq_f1154419_1.html


Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *